11 Consejos para hacer frente a la ansiedad del cáncer.

11 Consejos para hacer frente a la ansiedad del cáncer.

Antes de mi diagnóstico de mieloma múltiple, había experimentado solamente dos ataques de ansiedad en los 44 años de toda mi vida. Uno fue cuando estaba sentada en un tráfico horrible en Ekaterimburgo, Rusia en camino de ver a un juez sobre la adopción de mi hija. El otro fue justo antes de mudarme de mi apartamento para casarme. En realidad, yo podía manejar enormes tensiones sin desmoronarme. Pensé que era bastante sorprendente. Hasta que la vida me tiro una pelota en curva: el cáncer.

En enero del 2012, yo estaba bastante segura de que tenía cáncer. Entre las pruebas y mi diagnóstico oficial de mieloma, había cuatro días muy estresantes de espera. Y en dos de ellos, me desperté casi incapaz de tomar un respiro o de ponerme de pie con la espalda recta. Mi corazón latía con fuerza y estaba segura de que estaba a punto de tener un ataque al corazón. Obtener mi diagnóstico oficial fue casi un alivio en comparación. Esos ataques de ansiedad eran verdaderamente espantosos y horribles. Pocas cosas se han sentido peor.
Ahora puedo empatizar con aquellos que viven con la ansiedad porque he estado allí, y no es divertido. Hay veces, literalmente, he tenido que convencerme a mí misma del acantilado proverbial causa de casi puro terror. El tiempo ha hecho que sea más fácil hacer frente a los ataques de ansiedad, simplemente porque los reconozco por lo que son. Y la mayor parte del tiempo, las técnicas simples me ayudan a calmarme enormemente. Aquí están mis formas de salida al estrés:

1 Ejercicio: Al hacer ejercicio se liberan endorfinas, que ayudan a mejorar el humor de manera natural. Me gusta caminar, el senderismo, el esquí y el yoga mucho, pero casi cualquier cosa que aumente tu ritmo cardíaco va ayudar. (En serio, pocas cosas me hacen más feliz que el Bikram yoga. Durante mi sesión, aprendo a respirar y obtengo tiempo para meditar. Es un pedacito de cielo y de paz)
2 Comer bien: Hay algo increíblemente poderoso cuando trato bien a mi cuerpo. Puede ser que no sea capaz de controlar el cáncer, pero puedo controlar lo que pongo en mi boca. Intenté reducir los procesados y engulla frutas y verduras frescas, pescado salvaje y granos enteros. He descubierto nuevos ingredientes que ni siquiera sabía que existían. El cocinar también es increíblemente calmante para mí. Los olores y sabores son grandes distracciones y mi cuerpo simplemente se siente mejor cuando le doy abundancia en nutrientes y deliciosa comida. Y cuando mi cuerpo se siente mejor, también mi cerebro.
3 Beber mucho: me siento horrible cuando estoy deshidratada. Agua con limón fresco es mi bebida preferida. También el café, aunque el exceso de cafeína es un gran no-no. Aún así, el olor del café me trae una enorme alegría enorme así que esto es algo de lo que rara vez me privo.
4 Masajes: Los estudios demuestran que el masaje disminuye el estrés y la ansiedad. De hecho, me he hecho masajes casi semanalmente parte de mi rutina de recuperación de un trasplante de células madre muy duro.
5 Hablar: Gracias a Dios he conocido a muchos amigos y partidarios en la comunidad del cáncer. A veces, nada va a hacer mejor que una llamada rápida a Jenny, uno de los pacientes con mieloma que más saben que hay. Ella entiende mis miedos y frustraciones como ningún otra persona. Hable con su médico, amigo, médico o terapeuta. Unirse a un grupo de apoyo. Entre a una sala o grupo de chat en Facebook. No se guarde las cosas en el interior.
6 La Escritura: El sólo poner mis pensamientos en un papel me ayuda a mantener las cosas en perspectiva. Solía llevar un bloc de notas conmigo para que cada vez que necesitaba escribir, estaba listo para mí.
7 La respiración: Respirar profundamente es increíblemente calmante. Me da sólo un poco del tiempo que necesito para componerme y mis pensamientos.
8 Sonreír y Reír: Hacer estas dos cosas libera serotonina y endorfinas. Me encanta vacilar con mis hijos. Tomarnos selfies juntos, ir a ver una película divertida, revivir recuerdos divertidos. Cualquier cosa para aligerar mi estado de ánimo ayuda.
9 La aromaterapia: A menudo tomo un baño de tina con aceites esenciales que son conocidos para calmar el alma, como la lavanda, geranio, mejorana y el limón. Una vez en la clínica, estaba empezando a tener un ataque de pánico y mi enfermera puso aceite de menta debajo de mi nariz. Impresionante, era increíblemente calmante. También tenemos un difusor en nuestro dormitorio y me encanta ir a dormir con mi esencia favorita.

10 Hablar con mi médico o equipo de médicos: Si tengo un miedo médico real, lo único sabio es informar a mi equipo médico y obtener asesoramiento. El juego de adivinanzas o lo desconocido es peor que cualquier información que he recibido hasta el momento.

11 Medicamentos: Cuando todo lo demás falla, hable con su médico sobre una prescripción de un medicamento contra la ansiedad. Ha habido momentos en los que no existe otra opción y no hay nada vergonzoso en usarlos cuando sea necesario. Incluso un vaso de vino puede hacer el truco.

Por LIZZY SMITH
Traducido Por Irene Woolsey

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *