Ensayo Clínico: Reducción del insomnio en los sobrevivientes de cáncer con la práctica de yoga vs educación para la salud y terapia cognitivo-conductual

Por Erika Johnson

¿Cómo pueden dormir mejor los pacientes que tienen mieloma y lidian con el cáncer cada día? Un nuevo estudio de fase III está comparando tres grupos que reciben: terapia basada en yoga, educación para la salud para los sobrevivientes y terapia cognitivo-conductual, con el fin de determinar cuál es más efectiva reduciendo el insomnio en éstos pacientes.

El insomnio puede describirse de varias formas, bien sea como una siesta excesivamente prolongada durante el día, dificultad para conciliar el sueño, dificultad para permanecer dormido o despertarse antes de lo deseado. El insomnio puede aumentar la fatiga, alterar la función física, afectar la función inmunológica, causar que se interrumpan los ritmos circadianos (conocido también como reloj biológico) y disminuir la calidad de vida. El yoga puede mejorar los ritmos circadianos, la función física e inmune y mejorar el insomnio y la calidad del sueño en los sobrevivientes de cáncer. Todavía no se sabe si el yoga es más eficaz para tratar el insomnio que un programa de educación para la salud o un programa de terapia cognitivo-conductual.

El ensayo determinará si el yoga para los sobrevivientes de cáncer (YOCAS, por sus siglas en inglés) es eficaz para mejorar el insomnio reportado por el paciente (Índice de gravedad del insomnio) en comparación con la terapia cognitivo-conductual para el insomnio (TCC-I) y un control de educación para la salud inmediatamente después de la intervención.

Los pacientes serán asignados al azar en 1 de 3 grupos.

  • GRUPO I: los pacientes se someten a la intervención del YOCAS, que incluye 18 posturas físicas específicas y ejercicios de atención plena centrados en la respiración y la meditación y se reúnen con el instructor de yoga más de 75 minutos 2 veces a la semana durante 4 semanas.
  • GRUPO II: los pacientes se someten a una intervención de TCC-I que comprende educación sobre el sueño, higiene del sueño, restricción del sueño, control de estímulos, terapia cognitiva y prevención de recaídas, brindada por un profesional de la salud más de 90 minutos una vez a la semana durante 8 semanas.
  • GRUPO III: los pacientes asisten a sesiones de educación para la salud para sobrevivientes de más de 75 minutos, 2 veces a la semana durante 4 semanas, según las recomendaciones educativas para la supervivencia de cáncer de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, que brinda un educador de salud de la comunidad. Los pacientes también reciben un folleto titulado “Próximos pasos para la supervivencia del cáncer para los pacientes y sus familiares”.

Una vez finalizado el estudio a los pacientes se les realiza un seguimiento a los 3 y 6 meses.

Este estudio actualmente está reclutando a 630 sobrevivientes de cáncer mayores de 18 años. Los requerimientos son: un diagnóstico confirmado de cáncer; haber recibido quimioterapia, radioterapia o cirugía; haber completado toda la quimioterapia, cirugía o radioterapia en los últimos 2 a 60 meses; cumplir con los criterios del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM)-V para el insomnio y puntuación > ó = 10 en el Índice de gravedad del insomnio; ser capaz de leer/entender inglés y ser capaz de proporcionar un consentimiento informado por escrito.

Este ensayo excluye a cualquier persona que no pueda practicar yoga (según las sugerencias de su médico), haber practicado yoga más de 1 día a la semana 3 meses antes de la inscripción en el estudio; haber planeando comenzar a practicar yoga por su cuenta durante el tiempo que estén inscritos en el estudio; tener un diagnóstico confirmado de apnea del sueño o síndrome de las piernas inquietas; estar recibiendo cualquier forma de tratamiento para el cáncer, con excepción de la terapia hormonal o biológica o tener cáncer metastásico.

Para obtener más información sobre este estudio (que se encuentra en 16 localidades en todo el país), visite el sitio web.

HealthTree para el mieloma múltiple fue presentada en The Today Show

Por Jenny Ahlstrom

El programa de televisión The Today Show tuvo como invitados a Jenny y Paul Ahlstrom para mostrar una nueva plataforma para pacientes, creada por ellos mismos, llamada HealthTree. La misión de HealthTree es ayudar a los médicos, investigadores y pacientes a colaborar de manera más activa entre ellos y tratar de obtener las mejores opciones de tratamiento para cada paciente, con la esperanza de que la conexión de los datos de los paciente pueda acelerar la cura del mieloma.

Un diagnóstico de cáncer genera un ataque de pánico en cualquier persona, pero una vez que el shock inicial desaparece, los pacientes pueden elegir cómo responder de la manera más adecuada.

“Puedes dejar que te destruya,  puedes dejar que te defina … o puedes dejar que te fortalezca y verlo como una oportunidad para servir a otras personas “, dice Jenny Ahlstrom, a quien se le diagnosticó mieloma y ahora está creando conciencia para este inusual tipo de cáncer.

HealthTree es una herramienta para ayudar a los pacientes que tienen mieloma a convertirse en sus mejores defensores. HealthTree puede ayudar a los pacientes a saber cuáles son las opciones de tratamiento que pueden considerar, encontrar ensayos clínicos a los que puedan unirse y agregar historias médicas de miles de pacientes con mieloma para ayudar a los médicos e investigadores a desarrollar nuevas hipótesis. ¿Qué opciones de tratamiento son las mejores para cada tipo de paciente? Todo caso de mieloma es diferente y debe ser tratado individualmente. Esto sólo es posible cuando los médicos pueden comenzar a ver patrones de tratamientos que funcionan o no para cada tipo de paciente.

Los pacientes tienen la clave para recopilar su información, la cual actualmente se encuentra en 11 bases de datos diferentes. Y solo el 8% de nuestra información se almacena en el registro de salud electrónico de un hospital, por lo que el paciente es el único que puede recopilar toda la información y luego compartirla de forma anónima con los investigadores y que éstos puedan usarla para identificar hipótesis potencialmente curativas.

Si usted es un paciente con mieloma, ¡por favor únase hoy mismo a HealthTree! No solo lo ayudará a ser partícipe de su proceso de tratamiento, sino que también su historia médica y las de miles de otros pacientes nos ayudarán a encontrar una cura más rápido.

Gracias al programa The Today Show, incluyendo a Sheinelle Jones, Al Roker, Dylan Dryer y Craig Melvin por ser un medio para mostrar esta importante plataforma para los pacientes nuevos.

Cambios en la sangre en el Mieloma Múltiple después de la exposición a pesticidas

Por Jenny Ahlstrom

Los hallazgos recientes de participantes masculinos en el Estudio de Salud Agrícolademostraron que algunos valores en la sangre pueden cambiar luego de que alguien haya estado expuesto al pesticida permetrina y que esos cambios pueden persistir durante al menos 3 semanas. El estudio se compartió en la conferencia de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (AACR, por sus siglas en inglés) que tiene lugar en Atlanta esta semana.

El Estudio de Salud Agrícola es una colaboración entre el Instituto Nacional del Cáncer y el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental e incluyó a más de 89.658 personas que trabajan con pesticidas en Iowa y Carolina del Norte.

Se demostró que los agricultores u otras personas que trabajan con el pesticida permetrina tienen una mayor incidencia de cáncer, incluyendo el mieloma múltiple. Los autores del reciente estudio querían comprender los mecanismos que causaron esta asociación y estudiaron el impacto en la sangre con 35 pacientes masculinos que formaban parte de éste estudio.

Se recogieron muestras de sangre de los pacientes en tres momentos específicos: 1) fuera de temporada 2) el día después del uso de permetrina y 3) aproximadamente tres semanas después del uso. En cada punto uno, realizaron análisis de laboratorio para un hemograma completo, incluidos recuentos de glóbulos blancos y linfocitos.

Encontraron un impacto estadísticamente significativo en varios recuentos de glóbulos rojos el día después del uso de permetrina, que incluyó la disminución del recuento de glóbulos rojos, hemoglobina y hematocrito, que también disminuyeron significativamente 3 semanas después del uso de permetrina. También hubo un aumento de granulocitos inmaduros el día después del uso de permetrina. Estos indican una respuesta inflamatoria y una mayor actividad de la médula ósea. Los autores del estudio concluyeron:

“Nuestros resultados sugieren efectos inflamatorios y hematológicos ante la exposición a la permetrina, e identifican poblaciones celulares específicas para futuros estudios mecanicistas con el propósito de dilucidar la relación entre el uso de permetrina y el riesgo de MM”.

La permetrina no sólo se usa en aplicaciones agrícolas o de pesticidas con fines comerciales, sino que también se puede estar presente en productos para el hogar, como aerosoles contra mosquitos, nebulizadores para insectos y champús para pulgas y garrapatas. Para obtener una lista completa de productos para el hogar que contienen permetrina, haga clic aquí.

Patient Power: ¿Por qué las minorías cuentan con poca representación en los ensayos clínicos?

Por Erika Johnson

El experto en ensayos clínicos, Dr. Richard L. Schilsky, de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, y Cecilia Mann, prestadora de servicios de atención y voluntaria de la comunidad en la Sociedad de Leucemia y Linfoma (SLL), se reunieron con Andrew Schorr para un segmento reciente de Patient Power, con el fin de develar todos los mitos sobre los ensayos clínicos.

He aquí el problema: ¿Cómo sabemos qué estamos evaluando en los ensayos clínicos que se aplican a las personas con diferentes antecedentes étnicos, diferente género y otra variedad de situaciones? A menudo no podemos encontrar personas que encajen dentro de esas categorías. Andrew Schorr le preguntó al Dr. Schilsky: “¿Lo hemos venido haciendo mal todo este tiempo en lo que respecta a la diversidad en los ensayos y qué representa eso para el desarrollo de nuevos medicamentos?

“En realidad, lo hemos hecho mal en casi todos los aspectos. No tenemos suficientes candidatos que representen a los grupos minoritarios en los ensayos clínicos. No incluimos suficientes personas mayores. Debemos recordar que el 60% de los cánceres ocurren en personas de 65 años o más y sin embargo, solo el 10% de las personas que participan en ensayos clínicos tienen 65 años o más. Así que tenemos que tratar a la mayoría de las personas mayores, y yo diría que la mayoría de las personas pertenecientes a minorías, con datos derivados de participantes de ensayos clínicos que no son como ellos”. –Dr. Richard L. Schilsky

Hay una gran cantidad de problemas que contribuyen a este importante dilema. Primero, el conocer la información. Muchos ni siquiera saben que los ensayos clínicos son opciones de tratamiento para ellos. Piensan que es un “último recurso”, lo que es un mito generalizado. “Los ensayos clínicos pueden ser una opción muy buena para los pacientes desde el momento de su diagnóstico, incluso si es su primer tratamiento”, mencionó el Dr. Schilsky.

El desconocimiento no sólo afecta a los pacientes, sino también a los médicos. Los médicos también pueden ignorar que los ensayos clínicos son opciones para quienes están tratando. El Dr. Schilsky explicó: “… lo único que sabemos con certeza es que la persona más influyente en cuanto a si un paciente participa o no en un ensayo clínico es su médico. Si el médico no lo recomienda, si el médico no está al tanto de ésta alternativa, no la va a recomendar”.

Otro inconveniente son los criterios de elegibilidad de cada ensayo. La aceptación de pacientes puede ser muy limitada, principalmente para proteger a quienes participan en el estudio. Las personas bromean acerca de que los únicos pacientes que pueden participar en los ensayos clínicos son los atletas olímpicos. Aunque eso puede ser cierto, los atletas olímpicos no son quienes reciben tratamiento a diario en las clínicas. Los ensayos clínicos deben ser más representativos para ser aplicables a las personas que un médico ve en su consultorio todos los días.

También hay problemas logísticos en los ensayo clínico. Pueden ser muy engorrosos, ya sea por los traslados, la falta de fondos, de tiempo, es casi un trabajo de tiempo completo.

Entonces, ¿cómo abordamos estos problemas para aumentar la representación de las minorías en los ensayos clínicos?

Cecilia responde mucho a esta pregunta en su trabajo como voluntaria de la SLL: “La Sociedad de Leucemia y Linfoma tienen recursos para ayudar con los viajes y traslado y la Sociedad Americana del Cáncer tiene recursos destinados a ayudar con los gastos del hotel y el alojamiento. Y hay otros diferentes tipos de fondos que pueden evaluarse para que esto sea una posibilidad.

Una joven en una feria de salud [se me acercó] y decía que le apareció un segundo cáncer … y estaba comentando que le dijeron que no era mucho lo que los médicos podían hacer.. Le comenté sobre el Dr Anderson . Y ella de inmediato dijo: ‘No puedo ir hasta allí, tengo que trabajar’, y luego se dio la vuelta bruscamente … Siempre me alegra comentarles e informarles que hay una opción y que los ensayos clínicos funcionan y pongo como ejemplo a mi esposo Mel, quien tuvo un tratamiento exitoso”. 

La respuesta es clara: es necesario que haya más participación en los ensayos clínicos. Especialmente de aquellos que están siempre menos representados. Si tiene preguntas sobre ensayos clínicos específicos para el mieloma, visite SparkCures.com. UsandoHealthTree, que se está asociado con SparkCures, se puede incluso comparar automáticamente con ensayos clínicos personalizados. Es hora de que el paciente reciba el tratamiento adecuado, en el momento adecuado.

Puede ver el video completo aquí.