Actitud Mental Positiva

Acentuar lo Positivo

Cuando me diagnosticaron mieloma múltiple en 2008 muchas personas me aconsejaron que una “actitud mental positiva” me serviría bien durante mi lucha. Incluso mi hija de cinco años me dio su opinión:

Esto me hizo cosquillas que en realidad recordó una canción de cuando tenía dos años; Me conmovió su inocente y sincera convicción de que todo estaría bien. Esperaba que su confianza se me contagiará.

Prestando atención a los consejos colectivos de todos, mi búsqueda inicial de fuentes de pensamiento positivo me llevó a las escrituras, a los libros de autoayuda y a los artículos en línea que promocionaban los beneficios de mantenerse optimista y resistente en tiempos difíciles.

Los pocos estudios médicos que encontré, sin embargo, parecían poner en duda que la «actitud» tenía alguna influencia en un mejor pronóstico o una vida más larga.

¡Diablos! Y yo que tenía una esperanza secreta de que al ser optimista me daría una ventaja contra el mieloma.

Aunque me convencí de que mis células de mieloma renegado no serían intimidados por un repentino ataque de alegría y una disposición soleada, sospecho que la calidad de mi vida diaria podría mejorarse adoptando una perspectiva esperanzadora.

Para ser honesto, las cosas eran sombrías; Estaba en una forma bastante áspera cuando me diagnosticaron. ¿Por qué no poner un poco de pulimento en mi positividad? No le hará daño a nadie.

Después de que el shock de mi diagnóstico desapareció, una de mis primeras decisiones fue aceptar el hecho de que el mieloma múltiple era más de lo que podía manejar por mi cuenta. De pie en mi fe religiosa en formas tal vez nunca antes, yo confiaba en que mi familia y yo estaríamos bien sin importar el resultado.

Creía que era crucial rodearme de expertos médicos que abordaran el mieloma todos los días. Para ello me inscribí en un ensayo clínico en una institución donde lo siguieron con serio gusto. Aprendí a confiar en sus aptitudes y apreciar sus actitudes positivas.

Mis amigos y familia, dirigidos por mi esposa, formaron una alianza de cuidadores entusiastas que cuando se unieron a mis profesionales del cáncer forjaron un buen equipo. Ni una sola vez me he sentido solo en mis ocho años de viaje. Por eso estoy agradecido.

Bueno, hubo ese período de tiempo cuando mi compañía de seguros me abandonó justo en medio de … Lo siento, será mejor que siga adelante. Estoy empezando a sentir mi actitud positiva hervir. De todas formas…

Era dolorosamente obvio desde el principio que yo no sabía absolutamente nada acerca de esta complicada enfermedad de la sangre. Como la mayoría de los pacientes, me arrojaron a las turbulentas aguas del mieloma sin un salvavidas proverbial.

Y como muchos, nunca había oído hablar de mieloma múltiple. Para ser más listo, leí todo lo que caía en mis manos o en mi navegador web. La noticia era aterradora, pero ver a mi enemigo más claramente ayudó a aliviar el estrés que sentía. Tuve una mejor idea de contra lo que estaba luchando y esa familiaridad me ayudó a comunicarme con mis médicos y enfermeras con mayor eficacia.

La fe, el conocimiento y el trabajo en equipo me permitieron sentirme más positivo acerca de mis circunstancias.

Como todos los ciudadanos del mundo que llamo Villa Mieloma, ciertamente quería estar cerca para disfrutar y apreciar el desfile de cumpleaños, aniversarios, fiestas, graduaciones y todos los otros hitos importantes que trae la vida.

En busca de algo más, creé lo que llamé Gratitud Incremental, con la que celebré minúsculos hitos a lo largo del camino. Por ejemplo, si yo era capaz de dormir durante unas horas seguidas, aunque yo estaba en 40 mg de dexametasona – bueno para mí!

Caminé desde el pequeño apartamento que había alquilado para mi estancia de ensayo clínico de diez meses en Little Rock, hacia el coche sin ayuda y el hielo que estaba en la acera el día anterior se había derretido. Ganancia doble!

Encontrar estacionamiento en un gran lugar en el garaje del hospital justo al lado del ascensor. Las drogas antieméticas estaban manteniendo mi náusea a raya y podía comer el almuerzo. Mi club de béisbol favorito, los Cardenales de San Luis, estaban jugando en la televisión del Centro de Infusión y nadie lo cambió a una telenovela. Ka-ching!

Podría seguir, pero lo entiendes. Podría sonar tonto, pero fue una técnica que funcionó para mí. En poco tiempo mi cerebro se sintonizó para buscar las muchas cosas positivas a mi alrededor.

Por supuesto que celebraba en silencio. Usted podría mirarme fijamente y no saber que saltaba de gusto por dentro porque conseguí que mi hija de once años me llamara desde mi casa en Missouri solo para decirme que ella me ama.

También me di cuenta de que era capaz de moderar las decepciones y los inconvenientes insignificantes que se ofrecen a nosotros todos los días. ¡Bonito!

Ahora las victorias más grandes eran fantásticas. Mi m-spike estaba cayendo. Yo no tenía la infección que habían temido. Recogimos 24 millones de células madre. Mis medicamentos estaban ayudando a cortar el dolor más severo. Fue difícil, pero lo hice a través de mi primer trasplante de células madre. Las kyphoplasties funcionaron. Después de cinco meses puedo dormir en una cama de nuevo. Estoy en completa REMISIÓN! ¡Me voy a casa! ¡Gracias Dios!

La Fe, el Conocimiento, el Trabajo en Equipo y la Gratitud. ¿Pueden mejorar?

¡Sí! Una de las cosas más edificantes que puedes hacer cuando eres paciente es conectarse con otros pacientes. Mejor aún es cuando se le brinda la oportunidad de ayudar a otro paciente.

Si es algo tan simple como conseguir una taza de agua o compartir un sofá o escuchar a una persona recién diagnosticada que esta obviamente nervioso, las conexiones de paciente a paciente pueden ser poderosas. Y usted tiene la oportunidad de hacer esas conexiones significativas, calmantes, inspiradoras, memorables.

Gracias a la ayuda de algunas personas muy amables, incluyendo una sabia niña de cinco años, aprendí que acentuar lo positivo y eliminar lo negativo a través de la Fe, el Conocimiento, el Trabajo en Equipo, la Gratitud y la Conexión puede hacer para algunos los días más brillantes en Villa Mieloma!

De eso, estoy positivo!

Escrito por Sean Murray

Traducido por Irene Woolsey

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *