Cuándo y cómo tratar el mieloma múltiple latente

Por Bonnie Falbo

El mieloma múltiple latente se definió por primera vez en 1980 por los Dres. Kyle y Greipp como “un trastorno asintomático de las células plasmáticas”. El riesgo de progresión anual de mieloma latente a mieloma múltiple sintomático es del 10% durante los primeros 5 años, del 5% anual durante los siguientes 5 años y solo del 1% anual después de 10 años.

Pero en realidad se desconoce si el mieloma latente progresará a mieloma activo o cuándo lo hará. Las incógnitas han llevado a un “nivel de atención” del mieloma latente; observe hasta que progrese a mieloma activo. Actualmente, el tratamiento solo está disponible a través de ensayos clínicos.

La Dra. Maria Victoria Mateos, Directora de la Unidad de Mieloma del Hospital Universitario de Salamanca, España, presentó este tema en el Congreso Inaugural de Trastornos de las Células de Plasma de Charlotte este mes. Ella es reconocida por su investigación en el mieloma múltiple latente (MML) y piensa que el mieloma latente de alto riesgo debe ser tratado.

Cuándo tratar el mieloma latente

Si bien muchos especialistas en mieloma quieren tratar tempranamente a los pacientes con Mieloma Latente de Alto Riesgo (HRSMM, por sus siglas en inglés) antes de que la enfermedad se vuelva más compleja genéticamente y/o cause daño en los órganos, también tienen un juramento que cumplir (“Primero, no hacer daño”). Esto implica que no se traten en exceso a otros pacientes ni se expongan a toxicidades asociadas al tratamiento.

Por lo tanto, es importante la búsqueda de biomarcadores validados que identifiquen quién progresará rápidamente a la enfermedad activa. La intención es separar el 50% de los pacientes con mieloma latente de alto riesgo que probablemente progresarán a mieloma activo dentro de  2 años de aquellos que tardarán mucho más, si es que progresan. El desafío también es crear modelos de estratificación de riesgos utilizando estos factores que pueden servir como pautas de tratamiento.

Dos modelos provienen del modelo revisado por la Clínica Mayo (que incorpora los criterios de diagnóstico de mieloma revisados ​​del Grupo Internacional de Trabajo del Mieloma del 2014) y el Grupo Español de Mieloma Pethema.

Por primera vez, el Grupo Internacional de Trabajo del Mieloma presenta una herramienta de calificación de riesgo de mieloma latente que también incorpora características genéticas de alto riesgo (anomalías citogenéticas o CA).

 

Lenalidomida Sólo observación
1 año Supervivencia libre de progresión 98% 89%
2 años Supervivencia libre de progresión 93% 76%
3 años Supervivencia libre de progresión 91% 66%
Tasa de respuesta global 48.9% 0%

 

Según los resultados de este ensayo y el trabajo anterior de la Dra Mateos, se recomienda una intervención temprana para pacientes con mieloma latente de alto riesgo. Los pacientes con mieloma latente de alto riesgo se benefician más del tratamiento temprano.

Las interrogantes del estudio incluyeron el hecho de que el 51% de los pacientes interrumpieron la lenalidomida debido a la toxicidad y se informó una muerte relacionada con el tratamiento. También hubo una tasa del 11% de cánceres secundarios a los 3 años en el grupo que usó lenalidomida en comparación con el 4,8% en el grupo de observación. La mayoría de estos eran cánceres de piel no-melanoma.

Elegir entre una estrategia preventiva frente a una curativa

Hay aproximadamente 20 ensayos clínicos basados en el mieloma latente en EE. UU. que se pueden encontrar en www.SparkCures.com y que están diseñados para retrasar la progresión al mieloma activo o curar la enfermedad, lo que significa que el paciente estará libre de enfermedad y sin tratamiento.

La Dra. Mateos sugirió que esta elección debería basarse en dos tipos genéticos de mieloma latente. Esto requiere que la genética del mieloma latente sea evaluada en el momento del diagnóstico y de manera continua. (leer más aquí)

  1. Progresión estática:si sus clones genéticos originales se expanden y no se desarrollan nuevas mutaciones, es más agresiva la enfermedad y la estrategia curativa es una mejor opción. Esto significa que los clones originales pueden convertirse en mieloma activo más rápidamente. El tiempo de progresión suele ser inferior a un año.
  2. Progresión espontánea:si los clones de mieloma latente cambian con el tiempo, pueden desarrollarse clones más resistentes, pero tardan más en convertirse en mieloma activo y progresan lentamente. En este caso, la estrategia preventiva es una mejor opción.

La Dra. Mateos concluyó que los modelos genómicos pueden ayudar a identificar a los pacientes que se beneficiarán de las estrategias preventivas frente a las curativas y que la investigación se mantiene en curso.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *