Detección temprana de posibles afecciones cardíacas por el uso de Carfilzomib en el mieloma múltiple

Por Jenny Ahlstrom

El Carfilzomib es un inhibidor de proteosoma de última generación que se usa regularmente para tratar el mieloma. Actualmente se usa con frecuencia como parte de la terapia de inducción y sobre todo en pacientes con mieloma de alto riesgo. Las afecciones cardíacas son parte de los efectos secundarios de este fármaco en aproximadamente el 4% de los pacientes con mieloma.

Un estudio japonés reciente publicado en Blood Advances, identificó que en pacientes con mieloma refractario/recidivante se asoció la aparición de una disfunción diastólica del ventrículo izquierdo (LVDD, por sus siglas en inglés) con los efectos secundarios cardiovasculares severos inducidos por el carfilzomib. Aunque la incidencia probablemente es mayor en los ancianos, los asiáticos y los pacientes con enfermedad cardiovascular subyacente, se desconocen otros indicadores de complicaciones cardíacas.

Se estudiaron un total de 72 pacientes con mieloma refractario/recidivante que fueron tratados con terapias a base de carfilzomib (como carfilzomib/lenalidomida/dex o carfilzomib/dex) entre agosto de 2016 y septiembre de 2018. Todos los pacientes se sometieron a una ecocardiografía que evaluó la actividad del ventrículo izquierdo al menos dos semanas antes de comenzar a tomar carfilzomib. Los pacientes fueron divididos en tres grupos: disfunción diastólica del ventrículo izquierdo negativa, dudosa y positiva. Se tomaron en cuenta los siguientes parámetros:

  1. E/e9 (la relación entre la velocidad de entrada del flujo mitral temprano [E] y la velocidad diastólica temprana del anillo mitral [e9])
  2. Índice del volumen auricular izquierdo .34 ml/m2 (no se debe utilizar en pacientes con estenosis o regurgitación de la válvula mitral de moderada a grave o en fibrilación auricular).
  3. Velocidad septal e9 , 7 cm/s
  4. Velocidad de regurgitación tricuspídea .2.8 m/s (no debe utilizarse en pacientes con enfermedad pulmonar significativa)

Luego, los investigadores aplicaron tres reglas:

  1. Si el 50% de los parámetros medibles cumplían con los criterios, la disfunción diastólica del ventrículo izquierdo se consideraba negativa.
  2. Si el 50% de los parámetros medibles cumplían con los criterios, la disfunción diastólica del ventrículo izquierdo se consideraba positiva.
  3. Si el 50% de los parámetros medibles cumplían con los criterios, el diagnóstico de disfunción diastólica del ventrículo izquierdo se consideraba dudoso.

Doce pacientes (16.7%) tuvieron efectos adversos cardiovasculares severos inducidos por carfilzomib, el más común fue la insuficiencia cardíaca aguda (7 pacientes). Otros efectos secundarios graves incluyen hipertensión, disminución de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo, síndrome coronario agudo y prolongación del intervalo QT.  Dos pacientes fallecieron por insuficiencia cardíaca y uno por infarto agudo al miocardio. Estos efectos secundarios graves ocurrieron con más frecuencia en pacientes con afecciones preexistentes, un mayor número de terapias anteriores o en presencia de disfunción diastólica del ventrículo izquierdo.

Veinte pacientes (45%) tenían LVDD. Nueve de estos 20, desarrollaron efectos adversos cardiovasculares en comparación con 1 paciente sin LVDD.

Basándose en estos resultados, Yoshiaki Abe, PhD del Centro Médico Kameda en Kamogawa, Japón dijo lo siguiente:

 “La evaluación de la función diastólica del ventrículo izquierdo antes del inicio del tratamiento puede permitir establecer las modificaciones necesarias adaptadas al riesgo de la quimioterapia basada en carfilzomib”

Estos efectos adversos cardiovasculares graves inducidos por el carfilzomib, ocurrieron con mayor frecuencia en pacientes con mal estado funcional, un mayor número de regímenes de tratamiento previos o una disfunción diastólica del ventrículo izquierdo ya establecida. Los investigadores acotaron:

“Aunque este estudio tiene varias limitaciones, entre ellas su naturaleza retrospectiva, el tratamiento heterogéneo, la presencia de posibles factores que generan confusión y el pequeño tamaño de la muestra, propone un enfoque prometedor para predecir los efectos adversos cardiovasculares graves inducidos por el carfilzomib. Esto ya se ha estado estudiando de manera exhaustiva en la práctica clínica”.

Los investigadores concluyen con la sugerencia de que una evaluación de la función diastólica del ventrículo izquierdo antes del tratamiento puede permitir establecer las modificaciones necesarias adaptadas al riesgo del tratamiento basado ​​en carfilzomib.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *