By Lora Jensen | Posted - May 5th, 2021

 

 

 

 

El uso de talidomida en la inducción y el mantenimiento aumenta la supervivencia en un estudio europeo

La talidomida fue el primer fármaco inmunomodulador utilizado en el tratamiento del mieloma múltiple. Se convirtió en la base de una serie de medicamentos para el mieloma múltiple ofrecidos por Celgene Corporation, que ahora produce Talidomida, Lenalidomida y Pomalidomida, todas variaciones de esta clase de fármacos inmunomoduladores.

En un estudio reciente, el uso de talidomida como terapia de inducción y como tratamiento de mantenimiento, después de un trasplante de células madre, demostró aumentar la supervivencia general y sin progresión.

El estudio en fase III HOVON-50 fue realizado por el consorcio de investigación de mieloma HOVON, con sede en los Países Bajos. En el estudio, se reclutaron 536 pacientes con mieloma recién diagnosticados de 44 hospitales holandeses y belgas. Los pacientes fueron asignados al azar para recibir vincristina/doxorrubicina/dex ó talidomida/doxorrubicina /dex como terapia de inducción con un trasplante de células madre planificado.

Después de la recolección de células madre, los pacientes recibieron uno o dos trasplantes autólogos utilizando melfalán. Los pacientes que tuvieron al menos una respuesta parcial al trasplante fueron elegibles para la terapia de mantenimiento, que comenzó 2-3 meses después del trasplante. La mitad de los pacientes recibió interferón alfa y la otra mitad recibió talidomida. Se administró mantenimiento hasta la recaída, la progresión o la aparición de efectos adversos. El objetivo del estudio fue revisar la supervivencia libre de eventos (SLE).

Después de 129 meses (10.75 años), la supervivencia sin complicaciones fue significativamente mayor en el grupo de talidomida (155 pacientes) en comparación con el grupo de control (90 pacientes).

Se produjeron toxicidades en ambos grupos de mantenimiento. Según el estudio:

El mantenimiento con talidomida se interrumpió debido a la toxicidad en 65 (42%) de 155 pacientes en el grupo de talidomida (neuropatía en 49 pacientes [75%], reacciones cutáneas en cuatro pacientes [6%], fatiga en dos [3%] y otros síntomas [como dolor abdominal, pancreatitis y disnea] en diez pacientes [15%]). 24 (27%) de 90 pacientes en el grupo de control interrumpieron el tratamiento del protocolo durante la terapia de mantenimiento con interferón alfa debido a la toxicidad (cinco pacientes  [21%] con efectos secundarios psiquiátricos, cinco pacientes  [21%] con síntomas similares a los de la gripe, cuatro pacientes [17%] con toxicidad hematológica [trombocitopenia y leucocitopenia], tres pacientes  [13%] con reacciones cutáneas y siete pacientes  [29%] con otros síntomas [como infecciones, miocardiopatía y cefalea]).

Los autores sugieren que el tratamiento con talidomida podría ser una opción de tratamiento para pacientes con mieloma múltiple que son elegibles para un trasplante autólogo que viven en países sin acceso a inhibidores del proteasoma o lenalidomida. Pero advierten que un seguimiento cuidadoso y los ajustes oportunos de la dosis son importantes para prevenir el desarrollo de efectos secundarios inducidos por la talidomida.

 

Historia de la talidomida

La historia de la talidomida es interesante. La talidomida se descubrió durante la Segunda Guerra Mundial como un posible antídoto contra el gas neurotóxico. Se usó como un medicamento contra las náuseas para las mujeres embarazadas en la década de 1950, pero los defectos congénitos graves en las extremidades de los niños detuvieron su uso. El fármaco se dejó de usar, pero luego se aplicó para el tratamiento de la lepra, el VIH/SIDA y enfermedades autoinmunes. La cuidadora Beth Wolmer Jacobson estaba investigando posibles tratamientos para el mieloma múltiple para su joven esposo, Ira Wolmer, quien a finales de la década de 1990 había recaído después del trasplante. Llamó al Dr. Leif Bergsagel, MD, PhD de la Clínica Mayo, quien le sugirió que llamara al Dr. Judah Folkman, que estaba realizando una investigación antiangiogénica en Harvard. La Dra. Folkman y el Dr. Bart Barlogie (el médico de su esposo en la UAMS) no sabían qué impacto tendría, pero a pedido de ella, acordaron probarlo con su esposo. No fue efectivo para él, pero funcionó en otro paciente tratado por el Dr. Barlogie, en el cual hubo una remisión casi completa. Luego, el Dr. Barlogie realizó estudios formales sobre la talidomida y se demostró que era una terapia eficaz. Durante muchos años, se desconoció por qué funcionaba. Ahora se entiende que la talidomida bloquea la vía del cereblon.

 

Encuentre más noticias e información sobre el mieloma en www.myelomacrowd.org

 
Lora Jensen
About the Author

Lora Jensen - Lora is an Editorial Contributor for the Myeloma Crowd and proud mom of 6 kids and 5 grandkids. In addition to supporting myeloma patients, she loves creating fun parties and activities for her grandkids to enjoy.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT
 

MORE ALS CROWD NEWS

Gracias a nuestros patrocinadores del sitio:

.                   .