Interesante investigación en fase temprana sobre el mieloma múltiple

Por Paul Kleutghen

Siempre hemos preferimos centrarnos en el desarrollo de las investigaciones en su fase final, ya que nos dan algo que esperar en términos de alternativas de tratamiento que pueden estar disponibles para nosotros a “corto plazo”. Sin embargo, eso no significa que debamos ignorar los resultados de las investigaciones en su fase temprana. Los tratamientos y las combinaciones de tratamiento más novedosas ya están extendiendo la vida de todos los pacientes con mieloma múltiple, por lo que podríamos comenzar a planificar a largo plazo. En las últimas semanas se han publicado varios artículos interesantes relacionados con investigaciones en sus primeras etapas que merecen mención y seguimiento.

Células madre mesenquimales encapsuladas individualmente

La publicación más reciente de Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, presentó una investigación realizada en el Instituto Wyss de la Universidad de Harvard, titulada “Microencapsulación programable para incrementar la supervivencia e inmunomodulación de células madre mesenquimales“. Un buen resumen de este trabajo fue publicado en la revista electrónica Genetic Engineering & Biotechnology News.

Los autores describen: ‘todo lo bueno viene en empaques pequeños y las células madre terapéuticas no son la excepción. Parecen ser más efectivas si se encuentran envueltas individualmente, encapsuladas en los llamados microgeles, en lugar de depositarse en conjunto. La principal ventaja de las células madre encapsuladas individualmente es que se mantienen más frescas durante mayor tiempo. Es decir, están protegidas del ataque inmune y se eliminan más lentamente del cuerpo. En consecuencia, prometen mejorar las terapias basadas en células, que a menudo fallan debido al rechazo del sistema inmunitario del paciente o la enfermedad de injerto contra huésped”.

Las células madre se encapsularon individualmente en un microgel. El equipo del Instituto Wyss cree que, hasta donde tienen conocimiento, su programa de investigación es el primero en encapsular células individualmente para mejorar las terapias celulares con infusión intravenosa. La investigación, hasta ahora, se ha realizado en varias clases de ratones (típico del desarrollo en etapas tempranas). El mayor éxito fue la infusión en ratones con médula ósea trasplantada, la mitad de la cual era “compatible con el sistema inmunitario” y la otra mitad era “alogénica”, siendo ésto un “desajuste inmunitario”. Los resultados después de nueve días mostraron que los ratones con las células madre encapsuladas mostraron el doble de la fracción de alo-células en su médula ósea, en comparación con los ratones que habían sido infundidos con células madre “descubiertas”. El injerto de las células madre encapsuladas también fue mayor de lo que se observó en los ratones infundidos con células madre “descubiertas”.

Dentro de unos años podremos ver la aplicación de esta nueva tecnología en la práctica clínica, pero debemos estar atentos a los desarrollos futuros de esta innovación.

Comprender qué impulsa la eficacia de los anticuerpos monoclonales anti CD-137

Una publicación reciente de Journal of Clinical Insight presentó los resultados de los estudios preclínicos de mAb (anticuerpos monoclonales) anti CD-137 en modelos de ratones con mieloma. Ya estamos familiarizados con varios fármacos de anticuerpos monoclonales que se usan activamente en el tratamiento del mieloma reincidente/refractario: por ejemplo, Darzalex (un ABm dirigido a CD-38) y Empliciti (mAB anti SLAM7). Las proteínas objetivo de estos anticuerpos monoclonales se encuentran en la superficie de las células de mieloma y ejercen su efecto anticancerígeno utilizando diferentes mecanismos. La inmunoterapia anti-CD 137 requiere la presencia de las células T CD8+ y las células natural killer. Lo más probable es que, a estas alturas, hayas perdido el interés para continuar leyendo esto. Así que, permítanme ir directamente al grano:

  • El Anti CD-137 NO es un candidato efectivo cuando se usa por sí solo en el tratamiento del mieloma reincidente/refractario;
  • Pero, es un fármaco efectivo cuando se usa en terapia de consolidación después de que la carga de la enfermedad se haya reducido, ya sea por la administración de ciclofosfamida o melfalan. Actualmente se están probando dos productos anti-CD 137 en humanos: urelumab (BMS-663513) y utomilumab (PF-05082566). Los autores comentan:

Aún deben definirse las dosis de toxicidad aceptables para el urelumab, ya que este mAb  ha causado daño hepático severo a dosis altas (16). Por el contrario, solo se observaron toxicidades leves con utomilumab (1718). … Por lo tanto, los mAbs anti-CD137 son prometedores para el tratamiento de una amplia gama de tumores malignos, incluido el MM, para los cuales el urelumab ahora se está evaluando en combinación con elotuzumab (NCT02252263).”

La importancia de la investigación mencionada en el artículo es que no sólo ha desentrañado el mecanismo de acción de esta clase de compuestos anti-mieloma, sino que también ha precisado cuándo exactamente se tendrán los mejores resultados para el paciente. Es esta comprensión adicional es importante que se conozca cuando se habla del término “medicina de precisión”.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *