James Bond: la experiencia de un paciente con mieloma

Por Erika Johnson

En el año 1992 a James (Jim) Bond le diagnosticaron mieloma múltiple en estadio 3. Sus médicos le informaron que, en el mejor de los casos, viviría no más de 3 años. Él y su esposa, Kathleen, consideraron la idea de cumplir su lista de deseos por el resto del tiempo que le quedaba de vida, pero en cambio, decidieron luchar y dar lo mejor de sí para combatir la enfermedad.

Muchos trasplantes y tratamientos después Jim seguía batallando contra el Mieloma. Fue incentivado por muchas segundas opiniones y ensayos clínicos. Experimentó con Velcade en 2002, lo que le salvó la vida. Desde ese momento, Jim y Kathleen se han convertido en fieles creyentes y defensores de los ensayos clínicos.

Kathleen comenzó a recaudar fondos para la Asociación Americana de Cáncer, específicamente con Hope Lodges, donde los pacientes se quedan de forma gratuita para participar en ensayos clínicos. Para la recaudación de fondos se llevaron a cabo carreras de bicicletas, en las que Jim participó a pesar de su delicada condición de salud. Todavía es parte activa de estas recaudaciones, ya después de 11 años de su diagnóstico y los que le faltan aún por disfrutar. Jim cree que esta iniciativa ha sido un gran estímulo para incorporar el ejercicio en su vida diaria, ya que la actividad física juega un papel fundamental en la lucha contra el mieloma. Los ejercicios que ha realizado a lo largo de su proceso de tratamiento han variado, desde ponerse de pie o caminar una vuelta alrededor del piso del hospital hasta andar en bicicleta y correr en la cinta.

En 2012, a Jim también le fue diagnosticada leucemia. El apoyo de UN médico le dio a Jim la motivación para seguir luchando, a pesar de un pronóstico tan desalentador. Debido a su rutina de ejercicios y al buen estado salud que tuvo desde el principio, fue autorizado para otro trasplante.

Para Jim muchos aspectos han sido esenciales en su exitosa lucha contra el mieloma. Entre los más importantes durante toda esta travesía se encuentran los ensayos clínicos, una actitud positiva y el “darle una oportunidad a la suerte”.

¿Fue duro? Sí.

¿Valió la pena? SÍ.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *