Músculos para el mieloma: Manejo de un estilo de vida saludable con mieloma–estrés, sueño y optimismo

Por Paula Kay Waller

Como pacientes con mieloma, no sólo tenemos que lidiar con el manejo de nuestra enfermedad; también nos enfrentamos a mantener un estilo de vida saludable. Para la mayoría de nosotros, la etapa de “estilo de vida saludable” significa nutrición y ejercicio y ambos son de vital importancia. Sin embargo, hay más en un estilo de vida saludable: el manejo del estrés, tener buenos hábitos de sueño y una perspectiva positiva y esperanzadora también son esenciales.

Cuando me diagnosticaron y estaba a punto de comenzar el tratamiento, le pregunté a mi médico qué podía hacer para maximizar los efectos de la terapia. Me sorprendió cuando respondió: “Controlar tu estrés”. Como perfeccionista extrema, ¡fue todo un desafío! Uno de los primeros cambios que hice fue adoptar la idea de que “lo que está bien es suficientemente bueno”. Esto se aplicaba tanto a mi vida profesional como a mi vida familiar. Mientras continuaba luchando por la excelencia en mi trabajo, me volví más flexible y dejé de agonizar por plazos autoimpuestos y poco realistas. También aprendí a delegar. A medida que esta filosofía se convirtió en parte de nuestra vida en el hogar, descubrí que nuestra familia seguía siendo tan feliz y saludable como antes.

Controlar el estrés significa que está bien hacer un rompecabezas, acurrucarse con un buen libro o mirar una película, incluso cuando otras tareas requieren nuestra atención. De hecho, es importante dedicar tiempo a nosotros mismos todos lo días y hacer actividades relajantes, divertidas, interesantes y creativas. Y a veces, solo debemos tener un tiempo para sentarnos y respirar. Otros consejos que he aprendido sobre el manejo del estrés incluyen desconectarse de los dispositivos electrónicos de forma regular, reducir mi lista de tareas pendientes y negarse a comprometerse demasiado.

Los buenos hábitos de sueño son también muy importantes. La pérdida crónica del sueño debilita el sistema inmunitario, lo que es especialmente delicado para los pacientes con mieloma. Los malos hábitos de sueño pueden provocar hipertensión arterial, aumento de peso y problemas de memoria. Muchas veces no dormía las siete a nueve horas de sueño recomendadas, sin darme cuenta de cómo estaba afectando mi salud. Cuando comencé a adoptar mejores hábitos de sueño, descubrí que tenía más energía, más concentración y mejor capacidad para manejar el estrés. Decidida a dar más prioridad al sueño, comencé estableciendo un horario más consistente y limitando la cafeína. Las actividades relajantes, como leer o tomar un baño tibio, ayudan a preparar mi cuerpo para dormir. También ayuda tener un dormitorio oscuro y, para mí, ¡los calcetines cómodos son imprescindibles!

Por último, una perspectiva positiva y optimista contribuye a un estilo de vida saludable. Numerosos estudios han demostrado que el optimismo tiene beneficios para la salud, incluidos niveles más bajos de inflamación y una mejor función inmune. Soy optimista al buscar y aceptar las bendiciones cotidianas de la vida. ¡Siempre hay algo por lo que estar agradecido! También descubrí que conectarse y servir a otros brinda esperanza, curación y un sentido de propósito.

Un estilo de vida saludable implica tomar buenas decisiones en muchas áreas, incluido el manejo del estrés, los hábitos de sueño y nuestra perspectiva de la vida. Nuestras elecciones en estas áreas pueden afectar la efectividad de las terapias contra el mieloma y tener efectos de por vida en nuestro bienestar general.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *