El mieloma múltiple es un cáncer de la sangre que inicia con uno o más cambios en el ADN de una sola célula madre en la médula ósea. Las células madre forman glóbulos (glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas).

El mieloma se desarrolla en un glóbulo blanco llamado célula B. Algunas células B transforman las células plasmáticas, que producen anticuerpos, estas son las células que combaten una amplia gama de infecciones. En el mieloma, una lesión en el ADN de una célula B causa un cambio anormal que puede iniciar la transformación de una célula plasmática normal en una célula cancerosa. Debido a que las células cancerosas se multiplican a un ritmo más rápido que las células normales y no mueren cuando deberían, un anticuerpo crecerá fuera de control y eventualmente desplazará a otras células plasmáticas.

Si no se trata a tiempo, las células de mieloma pueden:

●Alterar los glóbulos blancos en funcionamiento y el sistema inmunológico no puede proteger contra las infecciones de manera efectiva.

●Secretar altos niveles de proteína en la sangre y la orina, lo puede llegar a ocasionar  daño renal.

●Acumularse en el hueso, lo que hace que se debilite y provoque dolor óseo y fracturas.

Su sistema inmunológico está formado por linfocitos (células T y células B) que trabajan en conjunto para combatir infecciones y otras enfermedades. Cuando las células B responden a una infección, maduran y se transforman en células plasmáticas. Las células plasmáticas producen los anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas) que ayudan al cuerpo a atacar y eliminar microorganismos. Las células plasmáticas se encuentran principalmente en la médula ósea, la cual es el tejido blando dentro de algunos huesos huecos. Cuando las células plasmáticas se vuelven cancerosas y crecen sin control, pueden producir un tumor llamado plasmocitoma. Estos tumores generalmente se desarrollan en un hueso, pero en raras ocasiones se encuentran en otros tejidos. Si sólo hay un tumor de células plasmáticas, se llama plasmocitoma aislado (o solitario). Cuando hay más de un tumor de células plasmáticas, paswa a catalogarse como mieloma múltiple.

Fuente: Sociedad de Leucemia y Linfoma, Sociedad Americana del Cáncer.

Síntomas Más Comunes en el Mieloma Múltiple

1.Problemas óseos o fracturas por un estrés o lesión menor.

2. Bajos recuentos de células sanguíneas, lo cual que puede causar anemia.

3. Niveles de calcio altos en la sangre, lo que puede causar sed constante, necesidad de beber muchos líquidos y orinar con frecuencia. También puede causar deshidratación e incluso insuficiencia renal. El calcio alto también puede ocasionar estreñimiento severo y pérdida de apetito.

4. La destrucción ósea puede causar debilidad en la columna vertebral. Si los huesos colapsan, se puede generar un dolor intenso, entumecimiento y/o debilidad muscular.

5. Problemas renales causados ​​por la proteína del mieloma.

6. Infecciones frecuentes Los pacientes con mieloma tienen aproximadamente 15 veces más probabilidades de contraer infecciones y pueden permanecer enfermos durante un período de tiempo más prolongado. La neumonía es una infección común y grave en éstos pacientes.

Videos Sobre Mieloma Múltiple (en Inglés)

Gracias a nuestros patrocinadores del sitio:

.