Posts

No culpen al mensajero: El dolor y el cannabis en el mieloma múltiple

Por Paul Kleutghen

El Cannabis. Ese es el tema de hoy. Hay muchas publicaciones en una variedad de blogs sobre el cáncer, no solo mieloma múltiple, promocionando el cannabis para buscar solución a un problema o efecto secundario del cáncer o del tratamiento. Parece que la mayoría tiene que lidiar con el dolor por el cáncer, así como con las náuseas, que también están entre los primeros síntomas de la lista. El uso medicinal del cannabis es legal actualmente en 29 estados de los EE.UU. Y se espera que más sigan su ejemplo en el futuro.

La publicación más reciente de la revista British Medical – Supportive & Palliative Care presenta un extenso estudio sobre la eficacia del uso de cannabis para tratar el dolor asociado al cáncer en adultos.

“La revisión sistemática incluyó seis ensayos aleatorios controlados que involucraron a 1.460 adultos y el metanálisis incluyó cinco estudios de 1.442 adultos que evaluaron el uso de cannabinoides en comparación con placebo y otros agentes activos para el tratamiento del dolor asociado al cáncer. Todos los estudios tenían un bajo riesgo de sesgo “.

El “dolor” se midió en una escala numérica. Estoy bastante seguro de que la mayoría de nosotros estamos familiarizados con esas escalas de nuestras visitas periódicas a nuestros equipos médicos, donde habitualmente hacemos un círculo alrededor de nuestros puntajes de dolor, o coloreamos ‘termómetros’ con nuestro puntaje de dolor o elegimos emojis de caras sonrientes a caras de total angustia. Marcar nuestro “puntaje de dolor” es técnicamente subjetivo, en el sentido de que refleja nuestro sentimiento personal en ese momento. Sin embargo, agregar esos puntajes a más de 1.500 pacientes nos da una buena medida de comparación de la eficacia del manejo del dolor entre dos regímenes diferentes (uno basado en el cannabis y el otro no).

Las conclusiones de esta revisión global de los de estudios controlados son las siguientes:

  • “No hubo diferencia entre los cannabinoides y el placebo para la diferencia en el cambio en los puntajes promedio de dolor de la escala de calificación numérica; esto permaneció cuando solo los estudios de fase III se analizaron.
  • Los cannabinoides tenían un mayor riesgo de efectos adversos en comparación con el placebo, especialmente la somnolencia [trastornos del sueño] y los mareos.
  • No se informaron muertes relacionadas con el tratamiento “.

 

Sin embargo, los autores indican que “el análisis puede no haber incluido todos los estudios relevantes, y existieron inconsistencias entre los estudios en términos de pacientes incluidos, intervenciones, comparadores y resultados”. Dicho esto, el autor principal también alegó:

“Nuestra revisión sistemática reunió estudios aleatorios que evaluaban los efectos de los cannabinoides versus placebo [y otros agentes activos] sobre el dolor en pacientes con cáncer. Según los hallazgos combinados de estos estudios de alta calidad, los cannabinoides no tienen una función en el dolor asociado al cáncer “.

Por lo tanto, este es un nivel de orientación científica con respecto al dolor asociado al cáncer. No puedo comentar sobre el uso de cannabinoides para proporcionar alivio potencial con otros problemas (las náuseas, por ejemplo). Deseo agregar que, para aquellos de nosotros que nos estamos preparando para el trasplante de células madre, fumar y el uso de “drogas recreativas”, probablemente causará un retraso en el tratamiento para la prolongación de la vida. Es decir, es posible que desee pensar dos veces antes de continuar con el uso de uno o ambos.