Posts

Cuidado especiales para pacientes mayores con mieloma durante el COVID-19

Por Jenny Ahlstrom

Investigadores franceses especialistas en cáncer hematológico proporcionaron algunas recomendaciones sobre la atención a pacientes mayores durante el COVID-19 en The Lancet Oncology. Las pautas estaban destinadas a limitar los ingresos hospitalarios y tener precaución al comenzar o continuar con el tratamiento para una población que tiene un mayor riesgo debido a varios factores asociados, como la edad y una inmunosupresión potencialmente mayor.

La Société Francophone d’Onco-Gériatrie (SoFOG) y el grupo cooperativo francés para la investigación clínica en oncología geriátrica DIALOG (GERICO-UCOG) respaldaron las siguientes sugerencias:

  1. Al considerar el tratamiento del cáncer durante COVID-19, las decisiones deben tener en cuenta: tipo de cáncer, extensión de la enfermedad, pronóstico, opciones de tratamiento y potencial para infecciones virales.
  2. La evaluación de la esperanza de vida debe ser parte del proceso al decidir el tratamiento.
  3. Las alternativas a la terapia estándar que tienen menos efectos secundarios en el sistema inmunitario (como las terapias dirigidas frente a las quimioterapias) son mejores que cualquier otro tratamiento.
  4. La protección personal (uso de mascarillas, lavado de manos y confinamiento) y visitas clínicas reducidas (como tratamientos más espaciados o pruebas de rutina menos frecuentes) pueden ayudar.
  5. Equilibrar la exposición a COVID-19 con el subtratamiento del cáncer es esencial. ¡Habla con tu médico!
  6. La edad no siempre es el factor más esencial. El subtratamiento basado en la edad perjudica a los pacientes.

Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC) en los Estados Unidos, las siguientes personas tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19:

  • Personas mayores de 65 años (8 de cada 10 muertes de COVID-19 fueron de personas mayores de 65 años)
  • Personas que viven en un hogar de ancianos o en un centro de atención a largo plazo
  • Personas de todas las edades con afecciones médicas subyacentes, particularmente si no están bien controladas, incluidas aquellas con:
    • Enfermedad pulmonar crónica o asma de moderada a grave
    • Afecciones cardíacas graves
    • Condiciones de inmunocompromiso (causadas por el tratamiento del cáncer, el tabaquismo, el trasplante de médula ósea u órganos, deficiencias inmunes, VIH o SIDA mal controlados y el uso prolongado de corticosteroides y otros medicamentos que debiliten el sistema inmunitario)
    • Obesidad severa (índice de masa corporal [IMC] de 40 o más)
    • Diabetes
    • Enfermedad renal crónica sometida a diálisis
    • Enfermedad hepática

 

 

 

COVID-19: una petición de los paciente para obtener aprobaciones de la FDA de manera más rápida y el momento perfecto para la innovación en el área de la salud

Por Jenny Ahlstrom

La crisis del COVID-19 está apresurando el ritmo de los avances en la atención médica en los Estados Unidos. Estoy muy feliz de ver el desarrollo de ensayos clínicos más rápido de lo habitual para las vacunas del COVID-19 y sé que la FDA está trabajando a toda máquina. Todos deberíamos aplaudir (¡y ayudar!) los esfuerzos heroicos de los hombres y mujeres de nuestros hospitales que atienden a pacientes todos los días poniendo en riesgo su seguridad personal.

Incluso con éstos grandes esfuerzos, es muy probable que tengamos que esperar un año (o mucho más) para ver una vacuna aprobada con nuestra estructura actual. ¿Por qué? Debido a que la FDA actualmente requiere los siguientes pasos para aprobar una nueva terapia:

El proceso actual es muy lento

 

Fase I Seguridad de los fármacos: ¿es seguro tomar el medicamento? Costo $4.5M Muchos pacientes
Fase II Eficacia: ¿El fármaco funciona? Costo $11.2M Demasiados  pacientes
Fase III Comparación: ¿Es el fármaco mejor que el de “referencia?” Costo $22.1M Cientos de pacientes
Solicitud a la NDA y aprobación de la FDA Costo $2M
Fase IV Impacto a largo plazo de los efectos secundarios, calidad de vida, etc. Costo $38.9M Miles de pacientes

 

(datos de costos promedio para la aprobación de medicamentos oncológicos para un ensayo clínico proporcionado por Health and Human Services).

El sistema de salud de los EE. UU. actualmente tiene una velocidad de ejecución bastante lenta y toma un promedio de 15-17 años obtener un nuevo medicamento a través del proceso regular de desarrollo y aprobación de fármacos. Por supuesto, al brindar nuevas terapias a los pacientes, la vida de todos ellos es lo que está en juego. La seguridad es primordial. Pero, ¿qué pasa si se despeja un poco la barra de seguridad? ¿Cómo podemos acelerar las cosas?

 

Aprobación de la FDA después de la Fase II del estudio

Una vez que se ejecuta la Fase II, se han determinado los datos de seguridad y ya se puede saber si el medicamento funciona, incluso en una fracción de los pacientes. En este punto, la FDA debería aprobar el medicamento. Luego,quedaría de parte de los médicos y pacientes decidir si vale la pena usarlo.

Volvamos al pasado, más de 58 años atrás. Es posible que se sorprendan al saber que antes de 1962, podían aprobarse nuevos fármacos después de eliminar la barra de seguridad de la Fase I. Las enmiendas Keefauver-Harris de 1962 cambiaron eso al requerir que la eficacia sea parte del mandato de la FDA.

Irónicamente (para pacientes con mieloma), la enmienda fue en respuesta a la tragedia de la talidomida, en la cual el medicamento causó defectos congénitos en Europa cuando las madres lo usaron para las náuseas matutinas en la década de 1950. Esto era claramente un problema de seguridad, no un problema de eficacia.

El fármaco aún no había sido aprobado en los Estados Unidos. El Senador Kefauver de Tennessee y Harris, el Representante de los Estados Unidos de Arkansas exigieron a los fabricantes de medicamentos que demostraran seguridad y eficacia, y John F. Kennedy firmó la ley. El revisor de la FDA Frances Oldham Kelsey se negó a aprobar la talidomida en los EE. UU.

No fue sino hasta 1998 que se aprobó para una complicación de la lepra. Luego, en 2006, se aprobó para el mieloma múltiple y sigue siendo uno de los fármacos de primera línea para pacientes con mieloma (talidomida, lenalidomida, pomalidomida, etc.).

Ese fue un estudio de 50 años para encontrar un medicamento efectivo para un cáncer terminal. Que pérdida de tiempo! ¿Qué pasaría si se hubieran aislado sus efectos negativos sobre el embarazo y se hubiera probado el medicamento para una variedad de afecciones? Los pacientes con mieloma pudieron haber probado la talidomida en la década de 1950 en lugar de los ensayos clínicos que comparaban la gaseosa con uretano (¡un verdadero estudio sobre el mieloma!).

Según Charles Hooper, presidente de Objective Insights, Inc. y David Henderson, investigador de la Institución Hoover y ex economista de salud del Consejo de Asesores Económicos del Presidente Reagan, en la Wall Street Journal:

Así que, las enmiendas Kefauver-Harris aumentaron drásticamente el tiempo y el costo para obtener la aprobación de nuevos medicamentos. La evidencia proporcionada por el economista Sam Peltzman de la Universidad de Chicago sugiere que la cantidad de nuevos medicamentos aprobados disminuyó en un 60% en la década posterior al cambio de ley. Tenemos menos medicamentos ineficaces, pero también muchos menos efectivos de los que podríamos haber tenido.

Aunque un fármaco pasa por el largo y costoso proceso de ensayo clínico de la FDA de la actualidad, los pacientes en el mundo real aún tienen que ver si el medicamento les funcionará. Por ejemplo, la lenalidomida funciona maravillosamente para algunos pacientes con mieloma, pero otros tienen reacciones graves.

Estos son los datos de la vida real que verdaderamente importan al final del día. La FDA no necesita duplicar datos de eficacia expansivos. Si aprueba un estudio en Fase II que muestra que funciona para cualquier paciente, podemos usar datos reales para determinar qué pacientes se beneficiarán más del medicamento.

Quería ver este tipo de datos cuando me diagnosticaron mieloma múltiple en 2010. Estaba tratando de tomar decisiones de vida o muerte con mi médico sobre mi salud. Es por eso que creamos HealthTree (www.healthcare.org). Es una herramienta que los pacientes con mieloma pueden usar para investigar sobre su salud, pero también agrega nuestras experiencias compartidas sobre el mieloma para proporcionar datos tanto a investigadores como a pacientes sobre la eficacia y los resultados de los fármacos para el mieloma. Ahora podemos ver indicaciones tempranas de eficacia en ciertas poblaciones de pacientes (por genética, comorbilidades, etc.) con datos adicionales sobre el mieloma y podemos decir rápidamente qué es y qué no es efectivo, así como también para quiénes es más efectivo.

Al igual que en el mieloma, necesitamos datos de eficacia rápidos para las soluciones al COVID-19. Actualmente estamos replicando parte de HealthTree para COVID-19 para pacientes con cáncer. Y publicaremos un estudio de COVID-19 específicamente para pacientes con mieloma en HealthTree. Las alternativas terapéuticas como el  remdesivir (conocido por ser generalmente seguro), hidroxicloroquina con o sin azitromicina u otras terapias similares podrían probarse rápidamente para ver si funcionan y en quiénes.

El Sr. Hooper y el Sr. Henderson tienen opiniones válidas sobre apegarse al proceso “estándar” para una emergencia como la del COVID-19:

Estos ensayos clínicos llevan tiempo y todavía no responderán muchas de las preguntas que los médicos tienen ahora sobre el uso del medicamento contra Covid-19. ¿Cuál es la dosis correcta para que el Remdesivir llegue a los pulmones? ¿En qué momento debe administrarse? Si se administra a pacientes enfermos que ya están con ventilación artificial en hospitales, ¿será útil? Todas estas cosas dependerán de cada paciente.

Estoy de acuerdo en que este cambio del proceso es tan necesario en el mieloma u otras enfermedades terminales, así como lo es para el COVID-19 y que hoy tenemos “un enfoque crítico de la medicina”.

Quizás podríamos ahorrarnos otros 50 años de desarrollo de fármacos para futuros virus y enfermedades terminales con un cambio en el protocolo.

Actividad física durante una pandemia: volver a lo básico

Por Erika Johnson

Probablemente ésta sea la mejor opción para evitar ir a gimnasios, estudios de yoga, piscinas comunitarias o lugares similar durante este momento sin precedentes del COVID-19, especialmente para los mayores de 60 años y los inmunocomprometidos. Y para ser sincera, es probable que estas instituciones ya estén cerradas, que cierren pronto o que tengan un uso muy limitado.

Pero, una pandemia no es el momento de renunciar al ejercicio por completo. De hecho, ¡es una gran oportunidad para mantenernos saludables! Entonces, ¿cómo podemos hacer ejercicio mientras mantenemos nuestras distancias sociales de forma segura y somos cuidadosos con el COVID-19?

La respuesta está en lo básico.

Caminar, escalar, correr, andar en bicicleta, subir escaleras o hacer ejercicios caseros por medio de YouTube (todo mientras se mantiene una distancia social segura).

Un entrenador certificado de Texas, D’Juan Woods, dice que no es el momento de dejar de hacer ejercicio, “sino un buen momento para hacer algunos entrenamientos en casa. Entrenamientos que no usan ningún equipo y con los cuales puedes incorporar a toda la familia”, —NBCDFW.

“El ejercicio ayuda a fortalecer el sistema linfático. Ahí es donde circulan nuestras células inmunes y disminuye los niveles de hormonas del estrés. Controlar eficazmente los niveles de estrés mantiene nuestro sistema inmunológico funcionando a toda marcha”, dijo Woods.

Está bien que su rutina de ejercicios no tenga la misma intensidad que suele tener sin una pandemia a nuestro alrededor . Eso es de esperarse. Solo concéntrese en lo que puede hacer y aproveche al máximo su tiempo.

Qué hacer y qué no hacer sobre el coronavirus para pacientes con mieloma múltiple (por expertos en mieloma)

Por Jenny Ahlstrom

Les presentaremos algunos consejos de Twitter brindados por expertos en mieloma como el Dr. Rafael Fonseca de la Clínica Mayo (@RFonsi1), el Dr. Vincent Rajkumar, también de la Clínica Mayo (@VincentRK) y al Dr. César Rodríguez de la Universidad Wake Forest  (@MyelomaTips).

Como dijo el Dr. Fonseca en su hilo de Twitter: “Las acciones que llevamos a cabo individualmente marcarán una gran diferencia en la forma que todos podemos superar esta crisis”.

CONSEJO 1: Siga diligentemente las recomendaciones de todas las autoridades sanitarias. Mantenga el distanciamiento social. Para reducir el número de casos nuevos;  trate de interactuar con menos personas y comportarse de manera segura (distancia, lavado de manos, etc.). (Sitio web de los CDC, sitio web de la FDA) Dr. Rafael Fonseca.

CONSEJO 2: Hable con su médico si tiene problemas que le preocupan con respecto a su salud. La mayoría de los médicos están listos para proporcionar vías para contactarlos. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 3: Si cree que está enfermo, pero no de gravedad, use el teléfono como primera herramienta. Muchos centros están tratando de manejar la situación a través de estaciones de prueba. No es la mejor idea ir a una sala de espera abarrotada donde muchos otros probablemente están enfermos y estarán expuestos. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 4: Sabemos que los niños parecen tener una mejor respuesta y pueden ser asintomáticos. Pero tenga en cuenta que aún podrían infectar a la abuela y al abuelo, por ejemplo. Trate de mantener distancia física con ellos. No necesitan estar aislados, pero evite el contacto directo en caso de duda. También pueden usar el teléfono y las videollamadas. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 5: Ofrecer asistencia a los ancianos para la compra de comestibles y otros recados. Si la curva de la pandemia se va hacia abajo, con el tiempo podremos tener más contacto social. Pero es prudente que tengamos mucha precaución por los momentos. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 6: Piense en formas creativas para que las personas pueden ayudarse mutuamente con los niños a medida que cierran las escuelas. Algunas personas aún tendrán que ir a trabajar y necesitarán ayuda (por ejemplo, médicos y enfermeras). Piense en las formas en que también se minimiza la posible propagación. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 7: Piense en las necesidades económicas de quienes viven con salarios y propinas por hora. Muchas personas están siendo muy afectadas a nivel económico. Si ud está a cargo de personal, considere continuar con el pago tanto como le sea posible, incluso si no utiliza sus servicios (por ejemplo, cuidado de niños, niñera, etc.) Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 8: Piense en formas creativas en las que todos nos podamos ayudar. A las personas se les ocurren grandes ideas que ayudarían a aliviar la carga de lo que estamos viviendo. El ingenio humano no tiene límites. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 9: ¡Es difícil, pero mantén la cordura! El pánico no le ayudará y tampoco a los demás. Nuestra capacidad para tomar decisiones mejora si mantenemos la calma. Estar tranquilo no quiere decir que sea descuidado. La situación es grave, pero es de más provecho estar tranquilo. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 10: Piense en planes de respaldo si se llega a enfermar. ¿Cómo pueden ayudar los demás con las necesidades familiares y los niños a medida que se recupera de la enfermedad? Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 11: Sea juicioso al determinar qué hacer si ha estado expuesto a alguien que está infectado. Algunos datos sugieren que el distanciamiento automático ayudará mucho a disminuir la curva de contagio. Esto es importante, ya que las personas aún pueden transmitir el virus incluso siendo asintomáticas. Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 12: PUNTOS CLAVES – Lávese las manos y no se toque la cara – Evite tocarse la cara – Mantenga el distanciamiento social – Siga los consejos del Dr. Rafael Fonseca

CONSEJO 13: Rompecabezas, juegos y libros son una gran alternativa a la televisión. Dr. Cesar Rodriguez

CONSEJO 14: Comuníquese con su proveedor de atención primaria y para obtener orientación si muestra síntomas de coronavirus. Dr. Cesar Rodriguez

CONSEJO 15: Pídale a familiares o amigos sanos que le ayuden a obtener suministros básicos para el hogar para disminuir la exposición. Dr. Cesar Rodriguez

CONSEJO 16: Evite las multitudes pero manténgase activo. Considere hacer ejercicios en casa o caminar al aire libre si está permitido. Dr. Cesar Rodriguez

CONSEJO 17: Hable con su médico sobre evitar chequeos innecesarios (especialmente si no está en tratamiento activo o en remisión). Dr. Cesar Rodriguez

CONSEJO  18: Revise esta páginan web, uno de los mejores recursos actualizados de los casos (NY Times) https://www.nytimes.com/interactive/2020/us/coronavirus-us-cases.html. Dr. Vincent Rajkumar (tenga en cuenta que las pruebas son limitadas y que lo más probable es que existan casos que no se informen)

CONSEJO 19: Si los pacientes con mieloma ya están en el programa de trasplante, recomendamos tratar de retrasar todo el proceso (recolección y almacenamiento) hasta que termine la pandemia. Si los pacientes ya iniciaron el proceso, recolecten las células pero demoren el trasplante. Para los pacientes que necesitan el trasplante por enfermedad progresiva, enfermedad de muy alto riesgo o recaída temprana y no pueden esperar, proceder con el trasplante. Afortunadamente, la mayoría de los tratamientos para el mieloma se pueden hacer de forma ambulatoria. Y en casa. Y la mayoría de los pacientes estarán bien controlados utilizando estos protocolos. No necesariamente estamos retrasando el trasplante indefinidamente hasta la recaída, pero por el momento es lo mejor hasta que esta situación termine. Dr. Vincent Rajkumar

 

EVITE 1: NO se asuste. Estos son tiempos difíciles y muchos ya está sintiendo mucha ansiedad y estrés. Pero lo superaremos. Sea una voz de razón serena en su familia y en su comunidad.

EVITE 2: NO escuche a los expertos oportunistas que predicen lo peor. La verdad es que nadie sabe cuál será el resultado final. Los modelos consideran escenarios optimistas y pesimistas e inmediatamente las personas se centran en lo peor como si fuera ya una realidad. Simplemente no podemos saberlo aún.

EVITE 3: NO asuma que si se infecta se enfermará gravemente. La mayoría de las personas parecen estar bien luego del contagio. Sabemos que algunas personas pueden tener una enfermedad muy grave/mortal, pero la mayoría pueden recuperarse. Esto aplica sobre todo a los más jóvenes y saludables. Tenga sus precauciones, pero no se asuste.

EVITE 4: NO asuma que ya sabemos cuál es la tasa de letalidad para el COVID19. Ha sido muy difícil hacer las pruebas. La mayoría de las personas evaluadas son personas muy enfermas que necesitan cuidados agudos. Simplemente no sabemos cuántos de los infectados mueren a causa de la enfermedad. ¡Nadie sabe!

EVITE 5: NO asuma que todas las estadísticas que se publican son verdaderas. Por ejemplo, en realidad  NO SABEMOS cuántos de estos infectados necesitan atención en la UCI. No se puede determinar esa información simplemente viendo los datos de otros países. Lo que mayormente se publica son sólo los porcentaje de los más enfermos.

EVITE 6: NO sea nihilista. Si bien es grave, muchos están trabajando rápidamente para desarrollar nuevos conocimientos, tratamientos y más tarde vacunas. Habrá ayuda y soluciones. Algunos estudios de ciertos medicamentos sugieren que pueden ser útiles y deben hacerse más pruebas. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 7: NO piense incesantemente que la pandemia continuará expandiéndose exponencialmente hasta que todos estemos infectados. La pandemia sigue más de un patrón logístico (excelente video de CDC) Reduzca la cantidad de interacciones y siga las medidas de seguridad. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 8: NO revise gráficos y simplemente piense “¡Estamos sólo 11 días de estar como en Italia!” Eso no ayuda a nadie y en realidad nada se puede predecir con certeza. Tenemos diferentes poblaciones, grupos demográficos de edad, sistemas de salud, número de camas en la UCI, etc. Todavía no hay nada predeterminado. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 9: NO asuma que la palabra “pandemia” es sinónimo de muerte. Solo significa que hay una clara propagación global de la infección. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 10: NO asuma que todo estará completamente normal para el verano. No hay indicios de que todo termine durante el verano. Puede que no sea así. Esperamos que esté más controlado, pero no hay indicios de estacionalidad. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 11: NO asuma que no puede ayudar a menos que sea personal de atención médica. Enfrentar ésta situación puede requerir la experiencia de ingenieros, administradores, especialistas de la cadena de suministro, especialistas en datos y a la larga de todos los ciudadanos. Todos podemos ayudar. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 12: NO asuma que la pandemia no se puede controlar. Si bien el número de casos es mayor ahora, el mundo ha podido lidiar con otras situaciones muy graves similares a ésta. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 13: NO señale, no busque culpables o relacione la situación con la política. No es el momento. Enfoquemos nuestra energía en buscar soluciones. Dr. Rafael Fonseca

EVITE 14: no espere hasta que se le acaben los medicamentos para volver a surtir – planifique con anticipación (especialmente aspirina, aciclovir y otros antibióticos profilácticos que necesite) Dr. Cesar Rodriguez

Aférrese siempre a la esperanza. Habrá sufrimiento en el camino, pero incluso en los peores escenarios, la humanidad saldrá adelante. Ya podemos ver los primeros indicadores de esperanza, como lo que está sucediendo en China y en la respuesta de Corea del Sur. Pero todos debemos unirnos y hacer nuestra parte. Dr. Rafael Fonseca

 

La Prevención de infecciones y el Coronavirus en el mieloma múltiple

Por Jenny Ahlstrom

A medida que se divulgan las noticias sobre el coronavirus en los Estados Unidos, los pacientes con mieloma quieren saber cómo pueden protegerse. La prevención de cualquier infección es importante para los pacientes con mieloma múltiple. Aquí le ofrecemos algunos consejos importantes:

Medidas Generales de Prevención

  • El lavado de las manos es tan importante como siempre lo ha sido. Lávese las manos regularmente con jabón y agua tibia durante al menos 20 segundos y si no tiene agua y jabón disponibles, use antibacterial para manos.
  • Use antibacterial para manos
  • Mantenga sus manos alejadas de su nariz, boca y ojos.
  • Quédese en casa si está enfermo
  • Manténgase alejado de los miembros de la familia o compañeros de trabajo si están enfermos.
  • Tosa o estornude en la esquina de su brazo o un pañuelo desechable y tire el pañuelo inmediatamente
  • Desinfecte las áreas que se tocan con frecuencia, como las manillas de las puertas
  • Manténgase alejado de las multitudes si está inmunocomprometido y use una mascarilla cuando se encuentre en espacios cerrados
  • Considere vacunarse contra la gripe y la neumonía (ya que todavía estamos en una temporada fría)
  • Ponga en práctica el manejo adecuado de alimentos si es neutropénico.

Consejos para el Coronavirus

El coronavirus es un virus y no una bacteria, por lo que los antibióticos no pueden combatirlo. Actualmente no hay una vacuna contra el coronavirus, aunque un estudio en Fase II ha sido iniciado recientemente por Gilead. Para mantenerse lo más seguro posible:

  • Evite viajar a áreas internacionales (y nacionales) con una gran cantidad de casos de coronavirus
  • Manténgase al menos a 3 pies de personas que tosen o estornudan
  • Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, comuníquese con su médico especialista en mieloma y siga sus instrucciones.
  • Quédese en casa si comienza a sentirse mal, incluso con síntomas leves, como dolor de cabeza y secreción nasal leve, hasta que se recupere. Esto protege a otros de enfermarse.
  • Use productos de limpieza que la EPA haya identificado como efectivos para combatir el coronavirus.

Puede mantenerse actualizado sobre la situación del coronavirus en los EE. UU. En los sitios web de los CDC y la Organización Mundial de la Salud (OMS)