Posts

El Desafío de costear los medicamentos para el mieloma

Por Erika Johnson

Ken Fabian fue diagnosticado con mieloma múltiple el 11 de enero de 2007, hace más de trece años.

Ken había asistido al médico para sus análisis de sangre anuales cuando le diagnosticaron mieloma. Antes de ser diagnosticado, había estado afiliado a seguros de salud. El seguro lo rechazó inmediatamente y Ken se convirtió en uno más de los paciente con cáncer sin seguro, sin dinero y sin ahorros.

Sin embargo, Ken fue increíblemente afortunado de recibir su tratamiento de Velcade de seis meses por medio de una donación. Luego, su médico convenció al presidente del hospital para que donara el autotrasplante de Ken. Habiendo recibido de tantos actos de bondad, Ken quería encontrar alguna forma de también poder ayudar a otros. Comenzó el grupo de apoyo de mieloma múltiple de Florida Central, el cual se ha fortalecido durante estos doce años.

“Ahora sé que necesito un EQUIPO. Juntos podemos hacer milagros increíbles ”, Ken Fabian, paciente con mieloma.

La historia de Ken fue un golpe de suerte. La mayoría de los pacientes con mieloma no son tan afortunados cuando se trata de tener acceso a los tratamientos adecuados. Sabemos que no existe una solución “definitiva” para este grave problema en la atención médica del mieloma, pero algunos pacientes nos dan los siguientes consejos:

 

Llamar a las farmaceúticas y preguntar sobre los programas, las subvenciones y las formas en que las que pueden ayudarlo a obtener su tratamiento. —Ken F.

Medicare ha sido excelente en nuestro tratamiento. —Elizabeth H.

Celgene y LLS siempre pagaban parte de mi Revlimid cuando tenía seguro. No pagué nada, ni siquiera copago … Ahora Celgene cubre todo mi Revlimid porque perdí mi seguro. —Anne M. S.

Hay subvenciones de $ 10,000 dependiendo de sus ingresos disponibles para pacientes con cáncer. La compañía farmacéutica donde obtuve el Revlimid lo hizo posible en mi caso. —Mary C. D.

Si su copago es demasiado alto para la quimioterapia oral, pídale a su oncólogo la opción inyectable, ya que cuesta mucho menos. —Elizabeth H.

Investigue todas las fundaciones. Muchas de ellas renovarán una beca año tras año. La mayoría son subvenciones de $ 10,000. Recibí una subvención de una segunda fundación después de que se agotara la primera antes de que terminara el año. MIRT y UAMS me dieron una lista de fundaciones que me podían ayudar. Enviar muchos correos electrónicos y CVs me ayudaron obtener los beneficios. —Steve C.

Puede dirigirse directamente a la compañía farmacéutica que produce sus medicamentos. Un trabajador social de oncología e incluso el equipo farmacéutico me ayudaron a investigar sobre estas opciones. —Sally D.

Trabajé en oncología antes de tener mieloma. Los representantes de las farmacéuticas nos decían que le diéramos información a los pacientes para ponerse en contacto con ellos. Querían que todos pudieran pagar sus medicamentos. Me uní a un ensayo clínico. De esa manera recibí el Revlimid sin ningún costo. —Tricia C.

Con nuestro Plan Medicare Advantage, parte del paquete de jubilación de mi esposa, mi copago para el Revlimid es de $37. —Keith K.

El Programa de Asistencia al Paciente de Celgene para aquellos con seguro privado reduce el costo del Revlimid y Pomalyst a $ 25 por mes (de lo contrario, habrían sido de $ 600). No hay suficientes personas que tengan conocimiento sobre esto . Ya no es necesaria ninguna prueba de ingresos para recibir el descuento. —Rick R.

 

Esperamos que estas sugerencias puedan ayudar a los pacientes a acceder al tratamiento que necesitan. Para obtener más información, use HealthTree como herramienta para encontrar los tratamientos y ensayos clínicos que mejor se adapten a tipo de mieloma.