Mutaciones genéticas familiares relacionadas con el riesgo de mieloma múltiple

Por: Jenny Ahlstrom

El mieloma múltiple nunca antes había sido considerado una enfermedad “hereditaria”. Sin embargo, los investigadores especializados en mieloma de la Universidad de Utah y varios otros, descubrieron que dos regiones genéticas hereditarias podrían contribuir al desarrollo del mieloma múltiple. Los hallazgos fueron publicados recientemente en un artículo en PLOS Genetics.

Rastrear el ADN del historial familiar puede ayudar a los genetistas a hacer seguimiento de una enfermedad a través de las diferentes ramas de un árbol genealógico, con el fin de detectar mutaciones causantes de la misma. Este proceso resulta sencillo en enfermedades que son causadas por la mutación de un solo gen, pero para enfermedades complejas que involucran múltiples genes, el método no ha sido tan efectivo.

En el estudio, los investigadores desarrollaron un nuevo método llamado método del Segmento Genómico Compartido (SGS, por su sigla en inglés) para analizar las genealogías de alto riesgo (familias extensas y multigeneracionales con mayor número de miembros afectados de lo que se esperaría por casualidad) e identificar regiones compartidas del genoma en donde es probable que se encuentren los genes causantes de enfermedades. Aplicaron el método utilizando las genealogías de 11 familias de Utah en riesgo de mieloma múltiple, y 1063 pacientes con mieloma o gammapatía monoclonal de significado incierto (MGUS, por su sigla en inglés). Utah tiene algunas de las colecciones de ADN familiar más grandes del mundo, principalmente  gracias a servicios como Ancestry.com y el proyecto Utah Genome project..

El análisis reveló dos regiones que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad: una involucrada en la regulación de la reparación del ADN, y la otra, un gen clave involucrado en el empaquetamiento del ADN dentro del núcleo de la célula.

La secuenciación del exoma en la región 6a16 mostró un gen mutado llamado USP45, conocido por intervenir en la reparación del ADN. Además, se encontró un segmento en 1p36.11 en dos de las familias de Utah con cambios en el código genético en ARID1A, un gen clave para el complejo de remodelación de la cromatina SWI/SNF, un grupo de proteínas que remodelan la forma en que se empaqueta el ADN.

Los hallazgos de este nuevo estudio sobre el mieloma demuestran que las genealogías de alto riesgo, un diseño clásico para enfermedades más simples, con el análisis apropiado también pueden tener éxito para localizar genes que contribuyen a enfermedades complejas. Esta nueva estrategia puede ser útil para reducir las causas genéticas que subyacen en otras enfermedades comunes pero más complejas, como la obesidad, la diabetes y el Alzheimer.

 

El autor del estudio Nicola Camp dice:

“Estamos muy entusiasmados con este nuevo método. Sin duda alguna, las extensas genealogías de Utah representan una gran ventaja, renovando el diseño familiar para enfermedades complejas. Como lo hicimos en este estudio, las regiones claves pueden ser investigadas a fondo en familias más pequeñas para encontrar genes y mutaciones específicas. El método puede usarse en cualquier enfermedad compleja. Ya estamos buscando genealogías de alto riesgo en varias enfermedades, incluidas otros tipos de cáncer, trastornos psiquiátricos, defectos congénitos y fenotipos de nacimientos pretérmino, en los que se han encontrado varias regiones claves en todo el genoma. Estamos muy emocionados con el potencial de este estudio”.

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *