Tomando sus medicinas—Los desafíos del cumplir el tratamiento con medicamentos orales en la atención del cáncer

Por Paul Kleutghen

La Journal of Oncology Pharmacy Practice publicó recientemente un artículo de investigación que reveló datos muy importantes sobre qué tan bien los pacientes con un diagnóstico reciente de cáncer hematológico cumplen con sus regímenes de medicamentos orales. Se realizó un seguimiento de los reabastecimientos de todos los medicamentos orales (oncológicos y no oncológicos) para un gran número de pacientes durante un período de 6 meses antes del inicio de su régimen de tratamiento y que finalizó meses después del inicio. Los pacientes con mieloma múltiple fueron el subgrupo más grande estudiado (1.810 pacientes). Como ya muchos de nosotros sabemos, teniendo en cuenta la edad promedio de los pacientes con mieloma múltiple recién diagnosticados, terminamos teniendo otras condiciones médicas crónicas que también requieren tratamiento (principalmente colesterol alto, presión arterial alta y diabetes).

Hay varias conclusiones que los investigadores describieron:

  • El tipo de medicamentos que los pacientes con mieloma tienden a omitir más son los agentes reductores del colesterol (casi el 16% de los nuevos pacientes con mieloma lo hacen).
  • La verdadera sorpresa (al menos para mí) es que sólo el 43% de los pacientes con mieloma múltiple tienen una proporción del 80% o más de días de tratamiento cumplidos según la su información de recarga. En otras palabras, los investigadores ni siquiera buscaban el cumplimiento perfecto, sino que usaban una medida de ≥ 80% de cumplimiento y sólo el 43% de nosotros lo hacemos.
  • Se observó que aquellos pacientes que cumplen mejor con su régimen de tratamiento oncológico oral también tienden a cumplir con sus regímenes de medicamentos orales.
  • Los pacientes con diagnóstico de leucemias crónicas tienden a cumplir significativamente mejor con los regímenes de medicamentos orales (oncológicos y no oncológicos) que los pacientes con mieloma múltiple.

 

Los autores también concluyen que “el iniciar terapia con medicamentos oncológicos orales puede afectar negativamente la adherencia a los tratamientos orales para las comorbilidades crónicas, lo que se requieren estrategias de manejo de medicamentos para ayudar a los pacientes a cumplir con su terapia completa”.

En realidad, todas esas conclusiones suenan lógicas.

No se proporcionan razones que expliquen por qué existe una diferencia tan grande en el cumplimiento del tratamiento entre los pacientes con mieloma y los grupos con leucemias crónicas. Una razón podría ser que los pacientes pueden percibir que los medicamentos orales son menos importantes en comparación a un medicamento que se administra por vía intravenosa en la sala de infusión, por lo que pueden ser más desprevenidos al asegurarse de tomar todos sus medicamentos a tiempo.

Me atreveré a dar otra opinión muy personal aquí como paciente de MM/pPCL. La mayoría de nosotros somos pacientes de Medicare y nos enfrentamos a importantes copagos para nuestros inmunomoduladores y posiblemente también para un inhibidor de proteasoma oral. El costo del copago anual para uno de estos será de aproximadamente $ 12.500 y, que Dios nos ayude, si necesitamos también un IMiD y un IP oral, porque nuestro copago de Medicare aumentaría a $ 22,000 por año y eso ni siquiera cubrirá cualquiera de las otras medicinas que podamos requerir. Éste copago de Medicare de $ 12.500 a $ 22.000 es más de lo que la mayoría de nosotros recaudamos del Seguro Social. Creo (y de nuevo esta es mi opinión personal) que esta es una razón más que suficiente para que las personas comiencen a consumir todos los medicamentos que se les recetan, independientemente de si son para extender su supervivencia con cáncer o si son para tratar su colesterol alto, etc.

A principios de este año, Alex Azar, secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos, presentó una propuesta para establecer el precio de los medicamentos recetados más importantes de alto costo en los Estados Unidos, que se basa en un índice calculado sobre los precios del mismo medicamento en 10 países desarrollados (Canadá, Australia, Japón, Reino Unido y seis de los países más ricos de la UE). Esta propuesta ahora también está incorporada en el proyecto de ley de precios de medicamentos que se está discutiendo actualmente en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Así que, independientemente de su afinidad política, hay que admitir que fue una idea inteligente de su partido. De todos modos, este mecanismo internacional de indexación de precios probablemente reducirá los precios de esos medicamentos indispensables que nos mantienen con vida en aproximadamente un 50%, y nuestros copagos se reducirán en una cantidad similar. Al mieloma no le importa cuál sea su afinidad política, así que permítame sugerirle que se ponga en contacto con su congresista y senadores locales para saber que éste proyecto es algo en lo que deben participar. Y cuanto antes mucho mejor.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *